Detrás de toda gran idea hay un loco visionario. Pero siempre tendrá que llamar a la puerta del señor del puro. Y hacerle ver cosas que aún sólo están en su cabeza o en alguna pizarra y que nadie se aventura a entender. Soltar esa frase que nadie se atrevería para vender el concepto. Traducirlo y dárselo masticado, al del puro y a los que estén fuera de tu ámbito. Gente de números que buscan resultados.

Toparte con un olfato del perdiguero y con espíritu emprendedor que te dé el dinero sin presiones, eso es suerte.

No hay comentarios »

No hay comentarios, puedes escribir uno.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML:Puedes usar las siguientes etiquetas (sólo estas): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>